1.- Instala barras bien afianzadas para que se sostengan  en las duchas y tinas, de ser necesario un lugar para sentarse.

2.- Coloca  tapetes antideslizantes en las regaderas, tinas y lugares de salida.

3.- Utiliza de preferencia jabón líquido con despachador e instalarlo a la altura adecuada, para evitar que el adulto mayor se incline y caiga por vértigo en la ducha.

4.- Pon cojines adicionales en el asiento de sofás o sillas, que les permita sentarse y pararse con menor esfuerzo.

5.- Para adultos de edad más avanzada, es preferible que los muebles tengan brazos.

Si a esto le añades, una dosis de cariño y atención, para que ellos vivan en un ambiente seguro y feliz, su calidad de vida mejorará, debido a que es en la edad adulta cuando las personas requieren más reforzadores emocionales para sentirse bien.

Fuente: salud180.com