Si eres de los que responde con evasivas o directamente evita dar una cifra cada vez que te preguntan la edad que tienes, pronto alguien podría delatarte. O más concretamente algo, y es que este algoritmo que han diseñado un grupo de científicos de varias universidades de China asegura poder determinar con cierta exactitud la edad biológica de una persona a partir de su cara.

¿Cómo lo hacen? Para comenzar, escanean en tres dimensiones el rostro de la persona en cuestión, asegurándose de que no hay nada sobre él (sin barba, maquillaje, etc) y de que el sujeto mantiene una expresión neutral. Posteriormente buscan en la imagen rasgos propios del evejecimiento: arrugas, tamaño de la nariz, distancia desde la nariz a la boca, la grasa subcutánea…

De esta forma detectan la edad biológica, la que refleja el propio cuerpo, que puede diferir según sus cálculos en hasta ±6 años respecto a la edad real (la cronológica) que se calcula desde el nacimiento de cada persona. De hecho, con la información obtenida han creado un “mapa detallado del envejecimiento facial en humanos” que muestra la evolución genérica de los rostros según van pasando los años, según ellos.

unnamed (1)

¿Cómo de bien (o de mal) estás envejeciendo?

Si bien puede parecer algo sencillo de calcular, no lo es tanto. Los investigadores citan trabajos previos de otros científicos que, utilizando imágenes en 2D y, más recientemente, en 3D, intentaban conseguir una aproximación similar a la edad cronológica sin demasiado éxito. Además, el algoritmo que nos ocupa va todavía más allá, puesto que es capaz de detectar marcadores que no suelen ser habituales para una determinada edad cronológica: es lo que a ellos llaman gente de envejecimiento lento o de envejecimiento rápido.

¿Estás envejeciendo más rápido o más lento de lo normal? El algoritmo te lo dice y ayuda a detectar potenciales problemas de salud asociados a esta diferencia?

unnamed

Los responsables del estudio todavía aseguran además que su algoritmo es más fiableque lo que puedan decir otras pruebas físicas, como un análisis de sangre. Cuando el programa detectaba que una persona era de envejecimiento lento, por ejemplo, los parámetros analizados de su sangre también se correspondían con los que suele tener una persona de menor edad. También ocurría lo mismo a la inversa. En propias palabras de los investigadores:

Los resultados de este estudio demuestran el descubrimiento de un marcador fiable para el envejecimiento. Utilizando un procedimiento no invasivo únicamente sobre la cara, puede determinarse con exactitud el estado general del envejecimiento, todavía con mucha más exactitud que con un reconocimiento físico rutinario. Esto sugiere que la salud está “escrita” sobre la cara. La gente con la misma edad real puede tener una edad fisiológica distinta que puede diferir en ±6 años.

¿Para qué sirve todo esto? En declaraciones a The Guardian, los responsables del estudio se mostraron sorprendidos por cómo de exacto era este método y destacaban su posible utilidad a la hora no sólo de estudiar tratamientos contra el envejecimiento sino paradetectar problemas de salud en algunas personas cuya edad fisiológica es bastante distinta a la real. Si los mismos marcadores funcionarían bien con personas de otras razas es todavía un misterio, ya que en el estudio únicamente lo emplearon con caras de personas de origen asiático.

Fuente: www.xataka.com (María González)