• Nunca lo castigues físicamente.
  • Aliméntalo de forma sana, según lo recomendado por los especialistas.
  • Estimúlalo en todo sentido para que aprenda.
  • Respeta su espacio y no lo invadas.
  • Marca los límites con inteligencia.
  • Muestra un buen ejemplo a seguir con tus propias acciones.
  • Búscale buenos entornos y aléjalo de aquellos que puedan ser nocivos.
  • Trata de que logre relacionarse con un grupo de pares sano, si es adolescente.
  • Fomenta hábitos sanos.
  • Ayúdalo a tener una buena educación que le otorgue posibilidades de desarrollar sus potencialidades.
  • Búscale un buen especialista que mantenga su salud bien atendida.
  • Mantén una comunicación fluida con tus hijos.

Pero además:

  • Respeta su derecho a jugar.
  • No vivas tus propios deseos a través de tus hijos, trata de que él pueda tener su deseo propio y que elabore un proyecto para llevarlo a cabo.
  • Apoya e estimula sus sueños.

Fuente: innatia.com