El Ayuntamiento de Madrid ha paralizado la puesta en marcha del servicio para nuevos usuarios en el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD). La medida no afectará a los usuarios que ya lo reciben ni a aquellos con quien ya se ha contactado para comenzar a prestárselo.

Según Carlos Martínez, coordinador general del área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, que no dispone de datos sobre cuántas personas estarían afectadas por esta suspensión temporal, explica que actualmente unas 56.500 personas reciben el servicio de ayuda a domicilio en toda la ciudad.

La semana pasada, los trabajadores de los centros de servicios sociales de la capital recibieron instrucciones para no poner en marcha más servicios de ayuda a domicilio hasta nueva orden. Tampoco podrán poner en práctica posibles modificaciones para aquellos que ya lo disfrutan. La medida, según Madridiario, afecta a todos los distritos de la capital y se prolongará, como mínimo, hasta después de las elecciones del 24 de mayo.

El motivo, según explica Carlos Martínez, es que antes de continuar adelante con el alta de nuevos usuarios hay que “clarificar” la situación actual de los contratos, tanto los que existen con las empresas que prestan el servicio como los acuerdos con la Comunidad de Madrid.

Y es que el escenario, en estos momentos, es, cuando menos, complejo. Primero, porque en julio se incorporan al servicio todos aquellos usuarios que cuenten con un grado I de dependencia reconocido; segundo, porque, como consecuencia de ello, habrá que firmar un nuevo contrato para “regularizar” la prestación de este servicio a estos nuevos usuarios en algunos distritos de Madrid entre agosto y diciembre; y tercero, porque, gane quien gane las elecciones, el Área de Servicios Sociales contará con un equipo nuevo que tendrá la última palabra al respecto.