La vida no termina con la jubilación; de hecho, para muchas personas mayores, es solo el comienzo de una nueva etapa llena de posibilidades. A medida que envejecemos, nuestras aspiraciones pueden cambiar, pero nunca desaparecen. Es importante reconocer las metas y deseos de las personas...