CONFIANZA Y RESPETO MUTUOS, CLAVES EN LA RELACIÓN ENTRE CUIDADOR Y MAYOR DEPENDIENTE

En una sociedad cada vez más envejecida como la española, los servicios de atención domiciliaria son cada vez más demandados. Suponen una alternativa a las residencias de mayores, donde la persona mayor es separada de su hogar, entorno, amistades, y tiene que acomodarse a una nueva realidad, en un momento de la vida donde los cambios son pocas veces bienvenidos y provocan rechazo.

En su hogar, la persona mayor puede recibir la asistencia indicada para su situación, según sus capacidades y grado de dependencia. Es en esta alternativa donde los profesionales que realizan la asistencia son una pieza clave en el sistema, ya que tendrán una influencia decisiva tanto en su salud física como emocional.

Entre la tareas de asistencia y apoyo en el hogar, estos cuidadores y cuidadoras tendrán que estar atentos a las necesidades de la persona mayor, ser comprensivos, tener una buena dosis de paciencia y empatía, ya que en no pocas ocasiones se llega a establecer una relación emocional entre cuidador y persona dependiente.

Los cuidadores de personas dependientes a domicilio tendrán que establecer una relación humana de calidad, basada en el respeto y la sensibilidad. Muchas veces, cuando una persona se hace mayor, adopta manías, usos y costumbres que pueden resultar incómodos o extravagantes, o mostrar un carácter irritable e irascible. Es en estos momentos cuando un cuidador profesional debe hacer gala de toda la paciencia y compresión posibles, intentando acercarse con respeto y tacto a la persona mayor para comprender sus motivaciones. No olvidemos que se encuentra en su propio hogar.

Fomentar la autoestima y tomar en consideración sus comentarios, apetencias y opiniones es fundamental para establecer una relación mutua cordial y estable, fomentando la conversación, el intercambio de ideas y, sobre todo, escuchar con atención.

El cuidador debe saber también poner los límites, en los casos necesarios, con determinación y autoridad; os recordamos que la relación de confianza y respeto debe ser mutua.

Contratar a un cuidador sin experiencia, con poca formación o incluso de forma no legal, en economía sumergida, no resulta una buena idea. En Asistencia Domiciliaria Numancia 7 nos aseguramos de que todos nuestros cuidadores son profesionales con experiencia y formación acreditada, para su mayor seguridad y poder ofrecerles un servicio de atención de la máxima calidad y siempre adaptado a las necesidades de cada persona.

Queremos que tanto la persona mayor dependiente como sus familiares y seres queridos ganen de calidad de vida y tranquilidad.

Confíe en Asistencia Domiciliaria Numancia 7 y pida su presupuesto sin compromiso.



× ¿Podemos ayudarle?