¿CUANDO ES EL MOMENTO DE PENSAR EN LA ASISTENCIA DOMICILIARIA?

Cuando nos vamos haciendo mayores y vemos que nuestras facultades, tanto físicas como cognitivas, no son iguales a las que teníamos unos años antes, o cuando vemos que nuestros padres se van haciendo mayores y ya no están tan ágiles y autónomos en su hogar, llega el momento de solicitar ayuda domiciliaria.

El momento justo es difícil de concretar… Hay ocasiones en las que un accidente doméstico, de salud –como los cerebro-vasculares– marcan el momento en que se debe acudir a un cuidador para ayudar a la persona mayor en su propio domicilio.

Sin embargo, no siempre es así, las capacidades se van mermando progresivamente y tenemos dudas de cuándo es el momento de acceder a esa ayuda.

 

Podemos clasificar en tres grados el nivel de asistencia que precisa una persona mayor; así, el Grado de Dependencia I correspondería a aquellas personas mayores que pueden, aún, valerse por sí mismas en su hogar, pero que necesitarían ayuda para realizar las tareas domésticas, al menos una vez al día. En este grado de dependencia moderado, la asistencia externa nos ayuda a conservar la calidad de vida en el hogar.

Un Grado de Dependencia II se correspondería con aquellas situaciones de gran dependencia donde la persona mayor requiere de asistencia domiciliaria las 24 horas del día para poder realizar las tareas básicas, como la higiene, la alimentación, limpieza de la casa…

Por último, un Grado de Dependencia III nos indica que la persona mayor ha perdido por completo su autonomía y el acompañamiento debe ser constante. 

Cada caso es diferente; cada persona mayor presenta unas características propias y, por eso, a veces resulta complicado saber en qué momento se encuentra y nos resulta difícil tomar la decisión adecuada, sobre todo cuando, además, se mezclan sentimientos. Por ese motivo es importante evaluar el grado de dependencia de la persona mayor para tomar la decisión adecuada. 

En asistencia Domiciliaria Numancia 7, en Santander, somos expertos en la cuidado, las 24 horas del día, de personas mayores. Ayudamos a mejorar y mantener la calidad de vida en el propio hogar, y nuestros profesionales se adaptan al grado de dependencia de la persona mayor, ajustando cada servicio a sus capacidades físicas y mentales.

 

Llámenos o acuda a nuestra oficina, en el centro de Santander, y podremos ayudarle a tomar la mejor decisión: cuidar a su ser querido para que esté bien atendido y recuperar la mejor calidad de vida.



× ¿Podemos ayudarle?